martes, 14 de mayo de 2013

VERSIONANDO VIII: LA PRINCESA SALVADORA


En este caso Lidia le da la vuelta a la imagen cobarde de las princesas y valiente de los príncipes. 

Érase una vez una joven de 15 años llamada Gabriela vivía sola, era muy tímida y le costaba hacer amigos, todos la llamaban la niña insignificante. Un día el niño más popular del instituto le pidió salir para reírse de ella y ella tan contenta le dijo que sí. Mientras él salía con ella también se veía con la niña más guapa del instituto. Aunque parecía insignificante, en realidad era una joven princesa dueña de toda la ciudad de Almería pero ella no lo decía porque entonces todo el mundo iría detras de ella etc...

Un día el niño la invitó al baile del instituto para dejarla en vergüenza. Llegó la noche y ella ya sabía que el niño estaba con ella para dejarla en vergüenza delante de todo el mundo.  Así que cuando estaban bailando preparó una trampa con un compañero, pusieron a un zorro de mentira en el baile y el guapo se fue al baño y allí estaba el zorro. Alguien había cambiado el zorro de mentira por uno de verdad, el chico chillaba y chillaba pero nadie lo escuchaba.  La princesa como pasaba por al lo escuchó,  cogió un hierro y con su vestido lo manchó de carne para atraer al zorro,  le dió un golpe al zorro y el zorro se desmayó. El chico guapo le dijo que era como una princesa para él y que le había salvado la vida y que no le importaba que fuese insignificante que quería pasar el resto de su vida con ella. Cuando se casaron el joven descubrió que la chica era una princesa y descubrió que a ella no le importaba la fama de princesa y el joven descubrió que era la persona mas maravaillosa de todo el mundo porque no había nadie tan buena y humilde como ella y los dos pasaron el resto de sus vidas juntos y muy muy felices

Lidia Cuerva García 1ºC



No hay comentarios:

Publicar un comentario