miércoles, 17 de abril de 2013

VERSIONANDO III: CAPERUCITA Y EL LADRÓN


Continuámos dándole una vuelta de tuerca a los cuentos tradicionales. De nuevo volvemos a la recurrente Caperucita. El cuento anterior aquí. 

Había una vez una niña que se llamaba Caperucita que vivía en Viator, un pueblo de Almería. Un día fue a la casa de su tío que vivía en Pescadería, un barrio de Almería, para hacer una tarta para llevársela a su madre. Cuando terminaron la tarta el tío le dijo a Caperucita que se le llevase a su madre y que para ello cogiera el autobús. 

En el mismo autobús que se subió Caperucita, había un hombre que era un ladrón pero ella no lo sabía. En el camino el ladrón se hizo amigo de Caperucita. Cuando pararon y se bajaron del autobús a unas manzanas de la casa de Caperucita, ella le dijo:
-¡Que mochila y que bolsillos mas grandes tienes!
Y el le contestó:
-Es para llevar unas cosas que me ha dejado mi amigo.
Caperucita invitó a su nuevo amigo a entrar en casa, ella llamó a su madre para darle la tarta. Mientras, en un descuido el ladrón empezó a robar en la casa de Caperucita sin que ella se diese cuenta. Cuando el ladrón decidió irse, Caperucita le preguntó que llevaba en la mochila y en los bolsillos, y cuando el ladrón se vio acorralado, salió corriendo de la casa y Caperucita fue detrás de él. A varias manzanas, Caperucita pilló al ladrón y el le dio todo lo que había robado porque estaba muy cansado para correr otra vez. Cuando Caperucita cogió todo y lo llevó a su casa, su madre se lo agradeció y se comieron la tarta juntas. 

José Luis Asensio 3º ESO

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario