jueves, 17 de febrero de 2011

EL ARTE DE ESTOS SALVAJES NO ESTÁ NADA MAL

Bien sabemos que el interés de los blancos en los territorios indómitos de África y Ásia no era conseguir materias primas baratas, ni trabajadores sumisos, o mercados que comprasen lo que ellos fabricaban, era sin duda instruir a esos pobres salvajes que no creían en Jesucristo, que hablaban lenguas incivilizadas, en ocasiones sin escritura y que portaban taparabos. Sin embargo, resulta curioso que les atrayesen las manifestaciones artísticas de estos rudos salvajes incultos e incivilizados. Por ello, al mismo tiempo que traían barcos cargados de té o algodón otros iban cargados de esculturas, vasijas o enormes edificios transportados piedra a piedra. 



Fueron los grandes imperios coloniales los que  en mayor medida hicieron suyo el lema de cualquier quinceañera en plena discoteca de "arraso por donde paso". De esta forma consiguieron compilar importantísimas colecciones de arte de aquellos países que controlaron colonialmente. 

De esta forma si quereis ver el Partenón en conjunto debereis marchar primero a Atenas para contemplar el templo en su estructura, desde un punto de vista arquitectónico. 




Pero si lo que quereis es admirar las maravillosas esculturas y relieves que adornaban el templo, entonces debereis viajar a Londres, al Museo Británico donde se albergan las esculturas.


Fue Lord Elgin quien decidió llevarse a Gran Bretaña como souvenir unas cuantas piedras griegas. Era embajador de Constantinopla y pudo acceder a estas obras de arte, pues recordemos que Grecia aún no era independiente y pertenecía al Imperio turco. Desde hace años los griegos le reclaman a los británicos lo que entienden como suyo, pero parece que los ingleses se hacen los suecos.





Otro pueblo saqueado fue el egipcio. Si teneis muchas ganas de visitar Egipto y por el momento no os fiais de la situación del país un plan B sería bien poner rumbo de nuevo al Británico o  al Louvre en París. Ingleses y franceses demostraron tener el mismo gusto artísitico y llenaron sus museos de momias, faraones, osiris y demás....


Este de aquí arriba es el famoso escriba sentado que aunque es natural de Egipto tiene desde hace años fijada su residencia en París.

Si echaís un vistazo a la colección del Louvre y del Británico comprobareis que sus museos albergan más obras procedentes de otros países que del suyo propio. 


¿Conociaís el origen de estos museos? ¿qué opinais sobre este tema? ¿Desde vuestra opinión deberían restituirse la obras a sus países de origen?


3 comentarios:

  1. Diana:
    Me parece muy interesante esta historia de cómo los británicos se apoderaron de algunas de las estatuas de Grecia,a mi me encanta Egipto y me gustaría muchísimo poder visitarlo en un futuro porque me llama mucho la atención su cultura, las momias...y sin duda lo haré.
    Opino que deberían devolver a Grecia lo que es suyo y que cada país debe tener en sus museos obras que identifiquen a su propio país.

    ResponderEliminar
  2. Pablo G M:
    Me parece de lo peor que se queden con algo que no es suyo. Es absurdo que como se ha dicho tengas que viajar montones de km. para ver el Partenón completo. En mi opinión, todas las obras de arte deberían ser restituidas a su país de origen. Si los británicos y los franceses no tienen nada, que se hagan réplicas, que tienen técnicas muy modernas para ello. Para mí parecer, simboliza un resto de la forma de pensar imperialista. Verás como si a ellos le quitasen algo no tardaban en quejarse y traérselo. Y respecto al vídeo, me gustaría decir que me parece un insulto, a una de las mejores y más avanzadas civilizaciones de toda la historia de la humanidad, lo que han hecho con los restos de la ciudad de la antigua Grecia.

    ResponderEliminar
  3. José Manuel Ruiz:

    Me parece inapropiado que, unas obras tan magníficas como estas no estén en su propio país de pertenencia. Es realmente injusto. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dice Pablo. Los propios países que tienen obras ajenas en sus museos, deberían ser ellos mismos los que decidieran llevar las obras a su país de origen, pero al parecer somos un poco ambiciosos y lo queremos todo.

    ResponderEliminar